martes, 15 de febrero de 2011

Camino Primitivo: las notas (15)

15
Gondar no tiene bar pero sí dos máquinas expendedoras. Una es de cafés y la otra sirve desde cocacolas a chocolatinas. Las máquinas están en el mismo borde de la carretera que atraviesa el pueblo, junto a la entrada de una casa, y de su existencia ya dan noticia dos carteles clavados en un árbol que hay a poco de salir de Villar de Cas. Uno de los carteles es rojo con letras blancas y el otro blanco con letras azules y rojas. En el cartel rojo se lee: "Cafés, refrescos, zumos, agua, chocolate, frutos secos, bolleria, golosinas". Más abajo, el azul viene a concretar un poco la información: "Máquina de cambio. Bebidas frías. 2 km".
A mi me ocurre que me cuesta pasar por delante de una máquina de café sin tomarme uno, da igual que no tenga muchas ganas y que esté camino de Santiago o de vuelta del Corte Inglés, así que hoy desayuno dos veces: el cáfé con leche y el cruasán relleno de cacao que me he tomo en Gondar, de pie y sin quitarme la mochila, y el café con leche con galletas que me he tomado en un bar de Castroverde hace un par de horas, mientras miraba la tele junto a un grupo de cazadores a punto de salir de montería. Las galletas estaban en un bol sobre la barra y yo me iba sirviendo a medida que sorbía el café y seguía las noticias. Me he quedado hasta los deportes.
-¿Cuánto es?
-Un euro con veinte.
-Pero si me he comido lo menos media docena de galletas...
-Eso no cuesta nada.​
-Ah, pues qué bien.​

0 comentarios: