viernes, 26 de enero de 2007

Per aspera ad astra

Pues es verdad eso que se dice. Parece que fue ayer. Me refiero al 8 de mayo de 1982. Ese día había control federativo en la pista del polideportivo Príncipes de España, que entonces era de tierra, por cierto. Lo malo es que yo, que entonces era corredor -sí, todos tenemos sombras en el pasado, ¿qué pasa?- llevaba tres semanas sin entrenar un solo metro, las mismas tres semanas que llevaba en la Base Aérea de Son San Juan haciendo la mili. Así que, sinceramente, no me veía con ánimos de salir a hacerme un 800 o un 1.500 y sacar los higadillos para acabar consiguiendo una marca mediocre. Conque decidí salir en la prueba de marcha, que por fin se incluía en los programas en un intento de promocionarla y sacar algún marchador que hiciera compañía al único que existía en Mallorca por entonces. Fueron 5.000 metros y nunca he sentido tanto dolor en mi vida. Pero terminé primero con 29:16.0. Nada del otro mundo, es verdad, pero me decidió a continuar en ello. Per aspera ad astra.
Mañana cumplo mi carrera de 5.000 número 100.

2 comentarios:

mária dijo...

Bueno, ya he tachado una pregunta de mi lista.

Jaime dijo...

Bonito lema que pones al final, una elegante manera de expresar el esfuerzo que lleva a la consecución de un objetivo o de algo elevado.