viernes, 17 de agosto de 2007

Y otros cuarenta

El despertador suena a las seis. Qué pocas ganas tengo de abrir los ojos. Qué pocas ganas de levantarme. Qué pocas ganas de salir a entrenar. Qué pocas ganas de hacer cuarenta kilómetros. Pero abro los ojos, me levanto, salgo y los hago.
El objeto de los entrenamientos largos y lentos es, al decir de los especialistas, el de acostumbrar al cuerpo a trabajar consumiendo las reservas de grasas. Espero que tengan razón.

8 comentarios:

la granota dijo...

¿Qué reservas? ¿Qué curenta?

Descansa, anda, campeón.

Bernardo José Mora dijo...

Ya está rectificado, joer con las perfeccionistas.

Uno que pasaba caminando dijo...

Disculpe. He venido leyendo su página esporádicamente y le agradezco mucho su defensa de la marcha como algo al alcance de todos y no como una disciplina esotérica sometida a los caprichos de los jueces. Yo intento hacer algo de marcha varios días a la semana (unos 20 km por salida). No con espíritu competitivo, sino porque me gusta caminar rápido. Me gustaría hacerle una pregunta: ¿Incluír peso en la marcha no ayudaría a eliminar la "carrera"? ¿Existen pruebas con peso en una mochila? ¿Sería físicamente bueno (como deporte), o tendría efectos indeseables en los huesos por el peso? Saludos y gracias por su blog.

Bernardo José Mora dijo...

Hola y gracias.
Nunca me había planteado esa cuestión, aunque en los inicios de la marcha en España -entre 1910 y 1920- había pruebas de marcha que se disputaban obligatoriamente con una mochila a la espalda (aunque ello era sobre todo por razones de afinidad deportiva, dado que parece que entonces la marcha estaba tan ligada al excursionismo como al atletismo). Para que la marcha siga siendo marcha yo propugno simplemente aumentar la distancias. Creo que esa es la solución. De todas formas, el día que se dispute una prueba de marcha con mochila a la espalda, allí estaré igualmente. He marchado mucho con mochila y no encuentro efecto negativo alguno a nivel esquelético (al menos si se trata de recorrer una distancia larga, lo que implica un gesto más natural que el propio de una prueba de 20 o 50km a toda leche).

uno que pasaba dijo...

Mm... interesante. Sería cuestión de saber cuánta gente estaría dispuesta a participar en una prueba así.

Saludos y gracias.

Oriol Soler. dijo...

Puede que sea una locura... pero quizas no!!!!

Si no le importa incluiré esta propuesta en mi trabajo y trataré de investigar un poco el tema.

Aunque también podría contestarme la encuesta: http://www.marchadores.com/modules/news/article.php?storyid=1902

Saludos y muchas gracias!

Nutrición Deportiva Saludable dijo...

Hola amigos

Yo sé de una prueba de marcha en montaña que precisamente el elemento obligatorio para distinguir los participantes de marcha (coinciden en el circuito con corredores y ciclistas) es el uso de una mochila. Yo como no soy partidario de llevar cosas por llevar utilizo una Camelback con agua y el típico tubito parar hidratarse sin parar. Por cierto es una prueba con solera en cataluña y basta con mirar el historial para ver las personas de renombre que han vencido sus ya muchas ediciones.

Un abrazo companys

Jordi Guiral



enlace con la prueba:
http://uecanoia.net/cursaesquiador/

Nutrición Deportiva Saludable dijo...

Perdón la de la foto es Carmen mi mujer que le estoy montando un weblog sobre nutrición deportiva especializada en marcha.

Un saludo

Jordi