lunes, 24 de marzo de 2008

Al filo de lo imposible

Tomo prestada esta foro de la Maratón de Roma del blog de Steve (012), marchador americano. El fulano de la derecha, que va vestido como para ir a escalar el Everest, es un tal Merri (o algo parecido), caminante francés enfrascado en un periplo pedestre de diez meses por los caminos de Europa con el objetivo de recaudar fondos para una organización de auxilio a los niños de África. Como sus pasos le llevaron a Roma en las vísperas de la maratón, los organizadores -que este año habían incluido una categoría reservada a caminantes- le ofrecieron 5.000 euros si era capaz de terminar la prueba. Dicho y hecho, Merri se cargó la mochila al hombro, se puso el dorsal y cubrió los 42 kilómetros de la maratón uno detrás de otro. Tardo 7 horas y 24 minutos. Al final, medalla al cuello, se fumó un pitillo.

1 comentarios:

la granota dijo...

Hombre, yo creo que en el everest pasaría bastante frio vestido así...