domingo, 1 de agosto de 2010

"Solo dos campos base"


Hace diez años, cuando tenía 22, Yohan Diniz se sacó su licencia por un club de atletismo para practicar la marcha.
Por aquella época , su héroe era el vencedor de la París-Colmar de 1984, un cierto Jean Claude Gouvenaux, que había cubierto los 516 kilómetros míticos en 62 horas y 31 minutos.
Todavía hoy, Gouvenaux continúa siendo su modelo.
"Porque él ha alcanzado el Everest de la marcha mientras que yo solo se sumado dos campos base", dice Yohan Diniz sonriendo.
Publicado en Le Point

1 comentarios:

del porvenir dijo...

Pues corriendo como corre va a llegar pronto al tercero:(