sábado, 1 de enero de 2011

Un año de crónicas

¡Maldita sea! (Las 8 horas de Charly - Febrero)
En el kilómetro 15 empiezo a avituallar sólido. Más o menos. Es bizcocho. Paso del plátano y evito los frutos secos. Hace un frío que pela y bebo té. Alterno bizcocho y té a cada vuelta. No voy cómodo. He empezado más atrás del puesto décimo y he conseguido subir tan solo un par de posciciones en estos casi ya 20 kilómeros. Y gracias a que ha abandonado el favorito, el suizo Urbain Girod. Esto se me está haciendo larguísimo.
Seguir leyendo...

El amigo invisible (Los 6 días de Antibes - Junio)
A ver si me voy a hacer un lío... Me acabo de levantar. Son las tres de la madrugada. A las ocho de la mañana de ayer me tomé las sales minerales, a la dos de la tarde el magnesio, a las nueve de la noche.... ¿Qué coño me tomé a las nueve? Ah, sí, las putas vitaminas. Entonces... ¡Ahora toca el ibuprofeno! ¡Estamos salvados!


1079 (Las 100 millas de Colchester - Agosto)
A mi en las carreras me pasa normalmente lo que a todos: que me canso un huevo. Como excusa a la hora de retirarse no funciona muy bien, así que procuro emplearla lo justo. En ocasiones también me pasa que me lesiono. El proceso es el habitual: empiezo sintiendo un ligero dolor en la rodilla o en el pie a mitad de carrera y cuando me doy cuenta estoy cojeando de forma ostensible.

Segovia, 2:08. a.m. (Madrid-Segovia - Octubre)
Alguien dirá que hay maneras mucho mejores de pasar la noche de un sábado en Segovia que metido en un saco de dormir y echado sobre una colchoneta junto a las espalderas de un pabellón deportivo. Puede. Pero no después de haber llegado marchando 100 kilómetros desde Madrid y de haberlo hecho en algo menos de 15 horas y media, cansado, bastante dolorido y mucho más destemplado.

Seguir leyendo...

De qué hablo cuando hablo de maratones (Maratón TUI de Palma - Octubre)
¿Has leído a Murakami, Klaus? ¿Ah, qué como sé que te llamas Klaus? Pues porque llevas tu nombre escrito en el dorsal, ¿no te acuerdas? Bueno, da igual si no has leído a Murakami. porque es un poco plasta, para qué lo vamos a negar (y no quiero ni pensar lo que será leerlo en alemán, francamente).

Cosa de dos (24 horas de Barcelona por parejas - Diciembre)
-¿Y usted?
-Lo mismo.
Es lo bueno que tienen las pruebas de 24 horas cuando se hacen por relevos, oye, que te dejan tiempo para todo. No hace falta avituallarse en marcha, ni mear disimuladamente en las esquinas de la pista... En cuanto termina tu relevo puedes hacer lo que Santiago y yo, esto es, salir tranquilamente del recinto, cruzar la calle y meterte en el pirmer bar.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Todas ellas muy buenas.Feliz año.Bernabé.

Bernardo José Mora dijo...

Feliz año, con o sin bastones, Bernabé. Nos vemos en Antibes o antes.