jueves, 14 de diciembre de 2006

Haciendo tiempo



Ya que estoy, este año he decidido intentar tomar la salida en el campeonato de España de marcha. No en la prueba reservada a los veteranos, sino en la absoluta de 20km. Mi última participación en un campeonato de España de 20km fue en 1989. No ha llovido ni nada desde entonces. La prueba se disputó nada menos que en la pista del recientemente construido Estadio Olímpico de Montjuic. No hace muchos meses colgué en En marcha un artículo con mis recuerdos de aquel día. Mientras hago tiempo esperando el momento de empezar a entrenar, se me ha ocurrido reproducirlo aquí.

El primero
Los Juegos no iban a ser hasta tres años más tarde, pero el Estadio Olímpico de Montjuic ya estaba más o menos listo y nosotros lo íbamos a estrenar. Digo estrenar, que no inaugurar, porque la inauguración oficial, con la presencia de los Reyes y todo, iba a ser unos meses después con motivo de la celebración de la Copa del Mundo. El estreno se iba a llevar a cabo aprovechando el Campeonato de España. Así, si salía algo mal tampoco se iba a notar mucho y la gente a duras penas se iba a enterar.
Porque he dicho que el estadio estaba más o menos listo y así era exactamente, o sea, que había sitios que más y sitios que menos, y todavía quedaban obreros trabajando en los andamios mientras se disputaban las pruebas, y a veces pasaba que con los atletas en la línea de salida, el juez daba las órdenes, a sus puestos, listos, un obrero pegaba un martillazo y se escapaban tres corredores.
Pero a lo que iba. Ese fin de semana quiso la Historia que nosotros en conjunto fuéramos los primeros en utilizar el estadio, pero no me equivoco mucho si adelanto que cada uno particularmente tenía su propio y oculto anhelo de ser el primero en algo él solo. No sé, digamos que el primero en saltar, el primero en lanzar, el primero en ganar una eliminatoria -ya no hablemos si se trataba de una medalla-, el primero en utilizar los servicios…
Yo fui el primero en quedar último en una prueba de marcha.
No es que pretenda ahora disculparme, no es plan después de tantos años, pero, vamos a ver, tampoco habría sido así si los dos o tres tipos que marcharon durante toda la carrera detrás de mí lo hubieran hecho hasta el final en lugar de abandonar a falta de solo un par de kilómetros. Y encima, uno de ellos completamente deshidratado a causa del calor y la humedad, por lo que fue el primero en ser evacuado en ambulancia, menuda suerte.
A parte de esto, la carrera en sí no tuvo mucha historia. Fueron 20 kilómetros todos en pista –ahora saldrá alguien preguntando que a ver cuantas vueltas son eso, no falla- y al final ganó Daniel Plaza, que tres años más tarde ganaría también allí la medalla de oro en los Juegos Olímpicos. Como la prueba empezó cerca de las nueve de la noche, cuando terminó –o sea, cuando yo llegué a meta- en las gradas quedaban los amigos, y eso más que nada porque alguien nos tenía que guardar las bolsas. Y fue llegar y besar el santo, vaya. Un beso de despedida, me refiero, porque nos sacaron de allí a la carrera. Del tercero en adelante nadie tuvo ya ni para pasar por la ducha.
-Lo siento, hora de cerrar.
-Pero es que…
-Adiós.
Estábamos en el autocar que nos llevaba de vuelta del estadio a la residencia y algunos todavía llevábamos puesto el dorsal, mira tú. Y el Pegaso, con el aire acondicionado a toda leche.
-Oiga, chófer, a ver si además de hacer el ridículo alguno va a pillar una pulmonía.
Campeonato de España 20km marcha – Estadio Olímpico de Montjuic, Barcelona, 12 de agosto de 1989
1. D. Plaza 1.27:14.7 - 2. J. Marín 1.27:49.5 - 3. J. Barroso 1.28:04.2 - 4. F.J. Castro 1.30:36.9 - 5. A. Marín 1.30:53.4 - 6. M.C. Blázquez 1.32:05.9 - 7. E. Fdez.Alvarez 1.32:25.9 - 8. B. Labrador 1.33:10.8 - 9. J.A. García Bragado 1.33:43.8 - 10. L. Maroto 1.34:41.3 - 11. F. Vázquez 1.34:54.8 - 12. L.M. Muñoz 1.35:28.9 - 13. J. Marinas 1.36:01.5 - 14. A. Prieto 1.36:41.8 - 15. R. Losada 1.39:14.0 - 16. J. Rguez. Melcón 1.41:10.5 – 17. B. José 1.41:38.6

1 comentarios:

Mária dijo...

El primero en ser el último...

En algunas cosas ser el último está muy bien...