miércoles, 7 de marzo de 2007

Un problemilla

Cosas como que se te desaten los cordones de las zapatillas –imprevisión total-, se te meta una china dentro –mala suerte- o te pisen por detrás y te descalcen –tremenda putada- nos han pasado a casi todos. Normalmente el problema se soluciona en cuestión de segundos –basta con pararse y agacharse- pero cabrea lo suyo. Dorit Attias, la marchadora norteamericana que el pasado fin de semana participó en el Campeonato de Francia de Gran Fondo (170km) debió de cabrearse todavía mucho más, porque a eso de las nueve de la noche (la prueba había empezado a las tres de la tarde) se tuvo que comprar unas zapatillas nuevas. Para ello hubo de conseguir que la casa Decathlon accediera a abrir las puertas del almacén (lo que también debió de cabrear un montón al pobre empleado al que le tocó ir a por las llaves). Por suerte, no fue necesario que fuera ella in person a comprarlas, porque un voluntario se ofreció a ir a por ellas y Dorit solo tuvo que decirle el número que calzaba y darle -se supone- el dinero. La estadounidense terminó finalmente la prueba en octavo lugar, cubriendo un total de 167,958 metros en las 24 horas en que estaba establecido el límite de la competición. La ganadora –lo cuento, ya que estamos- fue Kora Boufflert, que empleó un tiempo de 20h51'17'' para los 170km, seguida de Anne Marie Mesmoudi, con 21h00'17''. Tercera fue la inglesa Sandra Brown con 21h28'31'', por lo que la medalla de bronce fue para Dominique Alvernhe con 22h47'15''. En hombres, sobre la distancia de 200km, se proclamó campeón de Francia Christophe Erard con un tiempo de 22h27'23''. En segundo lugar se clasificó David Regy con 22h54'29''. Tercero fue el ruso Alexei Rodionov, con 23h 03'42", por lo que la medalla de bronce fue para el cuarto clasificado, Thierry Heinrich, que registró un crono de 23h16'16".
Foto cortesía de Marchons.com.

2 comentarios:

Pep Vidal dijo...

Lo de la china y los cordones me ha pasado pero no llevo las zapatillas tan al límite como para que no me aguanten la carrera. Qué le pasó?

Bernardo José Mora dijo...

Ni idea. La crónica de la carrera servida por Marchons.com no lo especifica. Teniendo en cuenta que la chica es reservista del ejército americano, con total disponibilidad para ir a Iraq cuando le toque, y que en el pasado fue guardaespaldas en su Israel natal, lo de las zapatillas debió de ser algo importante.