sábado, 30 de junio de 2007

Por esto mismo

Cuando uno, todavía jovencito por aquel entonces, empezó a hacer marcha, pensaba lo que todos, esto es, que algún día llegaría a ser campeón olímpico e iba a batir, de paso, un montón de récords del mundo. Pronto se dio cuenta de que ese sueño no iba a hacerse realidad jamás y que mejor se marcaba objetivos algo más modestos. (Igual ha sido mejor así, de todas formas, porque a ver cómo iba entonces a ser capaz de decir lo que ahora dice sin cortarse un pelo: que tal como está el asunto, el campeón olímpico de marcha sin duda será un tipo cojonudo, pero marchador, lo que se dice marchador, no lo es ni de coña.) Esos objetivos más modestos tampoco llego a alcanzarnos en su mayoría, mira tú, pero con todo, siguió marchando hasta llegar a veterano y más allá, y ello principalmente por el simple gusto de acumular kilómetros, conocer gente y lugares y porque había descubierto que gracias a esa fuente de experiencias que es el deporte podía considerar amigas a personas a las que quizás veía tan solo un par de veces al año. Y que hay cosas que valen más que medallas, trofeos, marcas personales superadas y demás capulladas. Como estas palabras escritas por Jordi Guiral en marchadores.com.
Quien haga marcha y no salga de casa debe ser que tiene una de esas máquinas de gimnasio ultramoderna capaz de preguntarnos hasta que tipo de viento o brisa quieres en la cara.
La ventaja: ver el "Diario de Patricia" mientras se entrena. La desventaja: No recorrer mundo con la excusa de ser un marchador empedernido.
Bueno Bernardo José Mora es de aquellos ATLETAS, evidentemente con mayúsculas, que convierten este deporte en una fuente inagotable de conocimiento. Para dar sentido a estas palabras solo hay que entrar en su weblogs y ver lo magnificamente documentada que estan las historias de otros marchadores legendarios que precendieron a los también legendarios y tal vez demasiado veloces de ahora.
Bueno os aconsejo que veáis su Álbum fotográfico en:
http://picasaweb.google.com/bernardojosemora/
y no morirse de envidia de ver en cuantos lugares distintos ha estado gracias a la marcha y a las inagotables ganas de Bernardo por conocer en tan solo una temporada y supongo que no es el único que recorre mundo con la excusa de la marcha (conozco algun otro a gastos pagados).
Bueno mi máxima admiración y respeto por Bernardo ese marchador ejemplar al que de mayor no me importaría parecerme.
Jordi Guiral

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Bernardo

Gracias por la referencia al artículo de www.marchadores.com .Hay muchas formas de hacer deporte una es ir a por todas si se tienen condiciones y ambición otra es seguir yendo por todas pero en relación a las condiciones de cada uno en cada momento (y hablo también de las mentales). La vida es algo más que deporte y conseguir seguir haciendo deporte y todo lo demás toda una filosofia hacia la perfección de estar a gusto con uno mismo y con los que nos rodean. Gracias por la cita y por tu amistad que espero siga creciendo con el tiempo y los años y kilómetros. Cuando me refería en el articulo a ser mayor y parecerme a tí no me refería evidentemente a un tema de edad si no a la forma de vivir el deporte de la marcha y la experiencia de años que atesoras (ya que nuestras respectivas edades son bastante similares). Yo en el fondo soy un recién llegado a esta disciplina y en el poco tiempo que llevo practicandola y admirando a quien lo practica independientemente del nivel de rendimiento que sea capaz de conseguir en los cronómetros he descubierto que es un deporte que realmente dejarse apasionar. Un abrazo y siento no poder verte en Vitoria hubiera sido un verdadero placer ser derrotado por alguien tan grande como tu.

Jordi Guiral.