domingo, 14 de octubre de 2007

Foto-matón (II)


Supongo que algún día me cansaré de predicar en el desierto y me dedicaré a hablar solo de lo mío (por de pronto, y como se puede deducir de la lectura de este blog, hace tiempo que he dejado de concederle valor alguno a las clasificaciones y tiempos de cualquier prueba internacional e incluso nacional de 51km para abajo), pero, mientras tanto, aquí sigo, discutiendo en el foro de El Atleta sobre fotos de marchadores "volando".
¿Cuántos organizadores utilizarían esta foto de María Vasco -de alto nivel estético e incuestionable desde el punto de vista del reglamento- en los carteles de sus pruebas? ¿Cuántos atletas a los que se hubiera tomado una foto semejante la utilizarían como elemento de promoción, ya fuera en carteles, páginas webs, anuncios, etc...? Más aún: ¿Cuántos ampliarían una foto así de sí mismos para exhibirla colgada en la pared de su casa?
¿Qué demuestra esto? Que quienes conformamos el mundo de la marcha acatamos el reglamento, sirviéndonos de él para, dentro de los márgenes que establece, intentar alcanzar el mayor rendimiento posible (lo que nos permite llegar a afirmar que perder el contacto con el suelo solo unas décimas de segundo no es "ilegal"), pero lo cierto es que, en nuestro fuero interno, ni siquiera nosotros nos lo creemos.

1 comentarios:

Vic dijo...

Berni, ya sabes que tiran más dos tetas que dos camisetas ¿o era que poner dos pies en el suelo?