martes, 2 de octubre de 2007

Será capullo...


Hace unos días, a poco de llegar de Francia después de haber participado en las 28 horas de Roubaix y haber pasado unos días en París, recibí una llamada telefónica. Era Jordi Guiral, que me informaba de que el fin de semana se iniciaba en Barcelona una competición un tanto peculiar. Se llamaba Extra-Mile Endurathon y consistía simplemente en caminar. Caminar y caminar hasta que solo quedara en pie un participante. El ganador se llevaría nada menos que 3.500 dólares. Picado por la curiosidad, Jordi había llamado a los organizadores. les había hablado de mí y había conseguido que, de querer yo participar, se ofrecieran incluso a pagarme una parte del viaje. Quedé en pensármelo. Al día siguiente llamé a Jordi diciéndole que prefería dejarlo para otra ocasión, si la había. Aunque el premio era tentador, después de las 28 horas y el subsiguiente trancazo que todavía arrastraba, no me veía capaz de pasarme muchas horas seguidas caminando. La prueba no era tanto física como mental y en ese aspecto todavía no me había recuperado del todo. Además, en el reglamento poco menos que se exigía que el caminante contara con cierto apoyo externo y eso era algo de lo que yo, en principio, carecía, máxime teniendo en cuenta que era imposible vaticinar cuánto duraría la competición. Jordi me dijo que al final él quizás se animaba a apuntarse junto su mujer, a ver qué pasaba. Durante estos días he seguido el desarrollo de la prueba, que ha terminado esta pasada madrugada tras 63 horas de caminata . No ha habido un único ganador sino cuatro y uno de ellos es Jordi. Enhorabuena.
Cuatro participantes ganan un maratón solidario tras caminar más de 63 horas
elmundo.es (Efe)
* Los cuatro decidieron pararse al mismo tiempo 'porque se han hecho muy amigos'
* La organizadora ha decidido obsequiarles con un billete para Nueva York
BARCELONA.- El maratón solidario Endurathon Extra-Mile ha llegado a su fin con la victoria conjunta de cuatro participantes que han caminado 63 horas y treinta minutos y han recorrido más de 215 kilómetros por las calles de Barcelona sin pararse ni un solo instante.
Eduardo Prieto, Jordi Guiral, Salvador Reig y Radu Susan han andado durante casi tres días seguidos por la Ciudad Condal y han decidido pararse todos al mismo tiempo "porque se han hecho muy amigos", según ha explicado la portavoz de la organización del maratón, Cristina Tucker.
Convertidos en un "equipo" tras horas de andadura con un mismo objetivo, los cuatro finalistas han decidido repartirse los premios previstos -3.500 dólares (2.453 euros) para el primero, 1.500 dólares (1.051 euros) para el segundo y 500 dólares (350 euros) para el tercero- para evitar que ninguno de ellos quedase cuarto y, por ende, sin reconocimiento económico.
Los participantes, que en un principio tenían que recibir un dólar por cada milla caminada, dispondrán finalmente de dos dólares por cada milla andada con el objetivo de que donen la suma a la ONG que ellos elijan.
Por otra parte, la organizadora del maratón, Global Games Group, ha decidido obsequiar a los cuatro ganadores con un billete para Nueva York, donde podrán participar en el clásico maratón de esta ciudad norteamericana.
Además, la organizadora del Endurathon Extra-Mile ha decidido premiar a los seis corredores que superaron las 50 horas de "caminata" con un viaje a Las Vegas con los gastos pagados para participar en el Endurathon que tendrá lugar el 3 de noviembre en la capital estadounidense del juego.
La Endurathon Extra-Mile de Barcelona empezó el pasado sábado 29 de septiembre, día en que los caminantes salieron a las 12.00 horas del Estadio Olímpico de Montjuïc para seguir un circuito cerrado que les ha llevado por el Paral·lel, Las Ramblas, Plaça Catalunya y Via Laietana, caminando por las aceras, entre los peatones, sin tener que cortar el tráfico y siempre controlados por el personal de la prueba.
Barcelona es la segunda ciudad donde se ha celebrado esta prueba, y los próximos destinos serán Las Vegas, Buenos Aires, Sydney, Londres, Tokio y Río de Janeiro, mientras en 2008 la competición viajará a Nueva York, donde el último "andarín" se embolsará un millón de dólares (700.869 euros).

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Bernardo

Aun tullido y con serias "ampollas" (llagas en castellano) en los pies veo por fín hoy tu estupendo weblog. Te diré que esta prueba ha sido toda una experiencia existencial y gracias a tus consejos he podido resistir hasta el final...¿final? mejor dicho hasta el pacto final. El final quedava aun lejos, en un lugar lejos ya del esfuerzo físico y me atrevería a decir que también lejos del esfuerzo mental...por encima del suelo y de las cosas mundanas (valga la rebundancia) de este mundo...vamos que fue una suerte decidir entre todos de pararnos...si no hubiera sido así seguro que alguno de nosotros nos hubiera dado un "yuyu" y vete a saber si luego hubieramos creado una secta de marchadores empedernidos. Un abrazo y siento no haber podido contar con tu presencia cercana (vamos al ladito) durante la prueba pero sabía que ibas a estar conmigo desde la distancia.

Jordi Guiral
Un verdadero capullo

otra Barcelona dijo...

Allí estuve caminando junto a Jordi y una docena más de inagotables hasta que, a las 4 de la madrugada, me fui a casa a descansar mi pie izquierdo (por miedo a no poder usarlo en una temporada).

Tengo unas ganas terribles de repetirlo el año que viene, o quizá en Las Vegas, Buenos Aires, ...

Os dejo una foto de grupo al inicio de la Endurathon de Barcelona.

¿Cuales son esos consejos para resistir hasta el final?