lunes, 8 de octubre de 2007

Vallorbe

Hace mucho que no compito en los 200km de Vallorbe. Esa fue la primera prueba selectiva para París-Colmar en la que participé, allá en 1995. Luego he vuelto cuatro o cinco veces más. Así que conozco bien Vallorbe. Incluso el hospital de al lado, al que también fui una vez (o me llevaron). Recuerdo aquella otra edición, la de 1999, en la que de las 24 horas llovió al menos en 20. Recuerdo a los miembros del Círculo Español, emigrantes gallegos en su mayoría, con los que cada vez que he ido he pasado la tarde anterior a la prueba dándole al jamón. Recuerdo las noches pasadas en el refugio nuclear del pueblo ("prevoir sac de couchage", avisan los organizadores después de informar a los participantes que tienen alojamiento gratuito asegurado). Este fin de semana pasado se disputó una nueva edición de la prueba. La treinta y tantos. La participación ha decrecido mucho en estos últimos años y también lo ha hecho el nivel. Pero Vallorbe se mantiene como una de las referencias del calendario de gran fondo. Ayer ganó Urbain Girod con 194,672km, por delante de Cedric Varain, con 191,580 y Cedric Doublet, con 182,304.

2 comentarios:

Vic dijo...

¿Me podrías explicar cómo te lo montas? Desde que te conozco, sólo te veo marchando. Se suponía ibas pa cura (pero fué que no) y te has recorrido medio mundo moviendo el culo. Sé que un día escribiste un libro que no he llegado a leer (en aquellos momentos era pobre de solemnidad)y que escribes una columnita en un diario local sensacionalista (tú, que huías de las escandalosas como del demonio). Coñe, ¿dime cómo te lo montas que estoy intrigada?

Bernardo José Mora dijo...

Sin que sirva de precedente:
1.- Yo no iba para cura.
2.- Digamos que es un diario popular. Como solo mencionas la columnita de la contraportada, entiendo que no sueles abrirlo. No pasa nada, tranquila. Puedes leer una selección del resto de lo que escribo en el periódico en mi otro blog.
3.- En cuanto a lo de mover el culo por el mundo, te podría contar que gracias a las indemnizaciones por desplazamientos y premios que dan en el circuito de marcha de gran fondo, me puedo permitir hacerlo sin que me cueste nada -incluso lo contrario-, pero me callo porque no quiero que nadie se entere, no sea que me chafen el negocio.