sábado, 17 de noviembre de 2007

Uno de los primeros

Marchadores.com ha recuperado una serie de crónicas publicadas en prensa hace ya más de veinte años relativas a los primeros éxitos de los marchadores españoles. Destaco una, escrita por Vicente Pañella y publicada en El país el 23 de agosto de 1980, en la que, al socaire de la medalla de plata lograda por Jordi Llopart en los Juegos de Moscú, se recuerda a uno de los pioneros de la marcha en nuestro país, Eduardo Soler, campeón de España allá por la década de los veinte. No puedo evitar reproducir una parte de sus declaraciones.
A E. Soler le parece chusca la marcha actual.
«Nada tengo contra Jordi Llopart y compañía, pero yo», dice de pronto Eduardo Soler, «ahora, en igualdad de condiciones, hubiera sido capaz de batirles. Y acaso me hubiera traído una medalla de Moscú. Me está mal decirlo, pero lo cierto es que los expertos opinaban que yo era un fuera de serie. Y se me ocurre que lo que hacen los marchadores actuales es violar los principios del reglamento de la marcha atlética, pues corren, o vuelan, más que caminan». Aquí don Eduardo se permite una pausa y prosigue. «Y encima no cumplen aquello que en modo alguno debe olvidarse: andar realizando este juego, talón-planta, talón-planta, de manera continua y sincrónica».A este respecto, el señor Soler se muestra más que inflexible: «Que me perdonen, pero me consta que nadie cumple este requisito al caminar. Tal vez por ello se batió mi récord de los diez kilómetros. Porque en opinión particular yo había marcado el límite de las posibilidades humanas en esta distancia. Y aprovecho para aconsejar públicamente a Jordi Llopart y demás marchadores que se dejen de pruebas como la de cincuenta kilómetros, nocivas para la salud».
Y esto fue hace ya 27 años. Qué diría ahora.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Y eso que muchos ahora aun tenemos la satisfaccion de ver a Llopart marchando y nos parece aun un referente técnico de la belleza que ha de reunir el gesto de la marcha. Esta visto que todo con el tiempo evoluciona. Maldito cronómetro.

Luis dijo...

Tambien habria que ver que diria de la ultramarcha, no?
cuiriosa sentencia si.

Bernardo José Mora dijo...

Leyendo lo que decía sobre el 50, supongo que se llevaría las manos a la cabeza.
Lo malo es que yo no veo como se puede mantener viva la marcha "de antes" sin aumentar las distancias.

j a pendon dijo...

"En mi opinión particular yo había marcado el límite de las posibilidades humanas en la distancia"

Toma ya. Y se queda tan ancho.

Coincido con el comentario de anonimo sobre Llopart