miércoles, 5 de marzo de 2008

Bourges, antes y después (para algunos parece que no pasan los kilómetros)




Entre estas dos fotos hay 24 horas de margen y un buen número de vueltas, aunque Santiago mantenga la misma sonrisa en ambas (lo que hace el avituallamiento a base de tortilla de patatas, oye). Para quienes no le conozcan, el del centro es Edu Clemente, nuevo en esto de la marcha de gran fondo y en la marcha en general después -o entre medias- de un importante periplo por el ultrafondo. Su séptimo puesto final y los 181 kilómetros que recorrió le convirtieron en la "grand revelation de l'epreuve".
Más fotos

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Es que la tortilla era española, con su patata y su cebollita, y eso da unas fuerzas...

Eso si, quedé de tortilla que me salía hasta por las orejas. Ahora necesitaré un largo período de deshabituación.

Anónimo dijo...

sois máquinas ¡cabrones!

Anónimo dijo...

En la segunda foto o sea la que debierais estar más machacados es Santi el que parece que se encuentra en mejores condiciones. Vamos que por el aspecto parece que se ha paseado por el parque de debajo de casa...Felicidades a los tres sois un ejemplo para todos.

Kosa