lunes, 22 de septiembre de 2008

Zoltan Czukor: Castro Urdiales, Cheboksari, Pekín y, finalmente, Roubaix

El húngaro Zoltan Czukor es, a sus 46 años, uno de los marchadores más veteranos del circuito internacional. Este año estuvo en los 50km del nacional de Castro Urdiales, donde se retiró; en la Copa del Mundo de Cheboksari (46º con 4:10:43) y en los Juegos Olímpicos de Pekín (46º con 4:20:07). Para concluir la temporada compitió este pasado fin de semana en las 28 horas de Roubaix, una de las más prestigiosas pruebas de gran fondo, que este año ha celebrado nada menos que su 55ª edición.
Como todo marchador de velocidad (terminología francesa) que toma parte en una prueba de gran fondo, Czukor salió zumbando y en seguida adquirió una importante ventaja sobre los demás. Al cumplirse las primeras seis horas de prueba había doblado ya -vuelta de 3,4 kilómetros- a todo cristo excepto al segundo clasificado. A partir de ahí, como también suele pasarle a los marchadores de velocidad (estos se creen que todo el monte es orégano), empezó a disminuir su ritmo y ver recortada paulatinamente su ventaja. Finalmente, Zoltan Czukor terminó las 28 horas en 16º lugar (18º si contamos las dos mujeres que lo hicieron delante) tras recorrer 194 kilómetros y 565 metros.
El ganador fue el ruso Dimitri Ossipov con 238,175km.

2 comentarios:

Pere dijo...

La velocidad no es buena para la salud.

titoberna dijo...

Por mucha calidad que tenga este tipo,en las pruebas de tantas horas entran otros factores añadidos como por ejemplo,capacidad de sufrimiento,dosificación,avituallamiento y sobre todo paciencia,sangre fría y saber soportar el dolor.En mi modesta opinión,la ultramarcha proporciona una excelente oportunidad para que atletas de inferior calidad puedan derrotar a otros de calidad superior.Un saludo.