domingo, 16 de agosto de 2009

"Un serio problema"

El diario AS (200.000 ejemplares al día de difusión) titula así hoy la crónica de Ángel Cruz sobre la prueba de los 20km del mundial de Berlíin: "La marcha es un escándalo: Borchin ganó a la carrera". En ella puede leerse lo siguiente:
"La marcha tiene un serio problema, porque es la única especialidad del atletismo en la que rigen criterios subjetivos: las salidas nulas las detecta un aparato de precisión, las llegadas apretadas se dilucidan en la foto-finish en milésimas de segundo, los lanzamientos se miden con instrumentos de trigonometría... la marcha está en el siglo XIX y son los jueces quienes deciden quién marcha regularmente o quién no."
Como apoyo a la información (que viene trufada de las correspondientes fotos) se publica también un artículo de opinión de José Luis López que transcribo íntegreamente.

Urge hacer cambios en la marcha
José Luis López | 16/08/2009
Una de las cosas que más valoro del atletismo es la capacidad de esfuerzo de los atletas. Por eso, la marcha atlética merece una admiración especial. Pocos deportistas podrían asimilar un nivel de carga de entrenamiento (volumen, intensidad, frecuencia, densidad, etcétera) como el que desarrollan marchadores y marchadoras. Pero, igualmente, otra cosa que me atrapa del atletismo es la objetividad, la precisión milimétrica, la justicia que imponen cronómetros de alta precisión y las modernas tecnologías de medición de distancias. Por eso, creo que, en este aspecto, la marcha atlética tiene su punto débil, que no resulta algo nimio sino la causa determinante de que no tenga el prestigio y la consideración de otras especialidades.

Ayer veíamos como Valeriy Borchin, el flamante campeón del mundo en Berlín, despegaba antirreglamentariamente ambos pies del suelo al mismo tiempo en más de una ocasión y los jueces, cuyo ojo es humano y por tanto imperfecto, no lo advirtieron. Ahora que los entrenadores trabajan con cámaras de alta velocidad de 1.200 imágenes por segundo, urge implantar el vídeo o unos sensores de contacto en las suelas de las zapatillas de los marchadores. La precisión del atletismo debe llegar también a la especialidad de la marcha, para que nadie vuelva a decir que una cosa es la marcha y otra el atletismo. En manos de los rectores de este deporte está ponerse al día en este tema, apostando por un atletismo moderno.

14 comentarios:

gargar dijo...

Y tú, Bernardo que opinas, creo que ya he leido tu opinión en alguna ocasión pero no la recuerdo con total detalle.

Un saludo

gargar dijo...

Se que piensas que en los 20 y hasta en los 50 se "corre", pero, ¿encuentras alguna solucción real a este problema?. Por que esta muy bien decir que la marcha está en el año catapun, ¿pero que forma hay de solucionarlo?, ¿erradicarla en estas distancias "cortas"?.

Un saludo

Bernardo José Mora dijo...

Este mismo problema se tuvo ya en los años 30, con la marcha excluida del programa olímpico, y se encontró la solución: se pasó del 10 al 50 (¡se multiplicó la distancia de ccmpetición por 5!). Con las distancias actuales, la utilización de métodos electrónicos de juzgamiento es inviable.

gargar dijo...

Entonces, ¿que distancia propones?. Se multiplicó la distancia por 5 pero en una prueba, los 20km se siguen haciendo 80 años después. Quitar la marcha del programa de los grandes campeonatos, ni mentarlo ¿no?

Bernardo José Mora dijo...

La sucesión fue la siguiente. Se quitó el 10, que era la única prueba de marcha olímpica, y se puso el 50. Como se acabaron los escándalos y la gente se calmó, se consiguió recupear el 10 unos años después, y más tarde este fue sustituido por el 20.

Si la marcha ha de ser eso, marcha, una carrera caminando, no queda sino aumentar las distancias. Ello seguramente supondría la exclusión de la marcha de las grandes competiciones de atletismo (JJOO y Mundiales), pero es que de todas maneras nos encaminamos hacia eso. Y no es lo mismo que saquen la marcha del programa por "inorganizable" que por fraudulentas. ESto último supondría la muerte total de la especialidad. Lo primero, solo una reestructuración. Y al menos tendríamos unas competiciones creíbles.

¿La distancia? Cien millas, por ejemplo, que es una prueba histórica.

El ganador de las pruebas de marcha em un Mundial debería ser reconocido como el mejor caminante del mundo. ¿Podemos decir realmente eso de Borchin o del tipo que gane el viernes el 50? ¿Qué sentido tienen entonces estas pruebas?

Fatman dijo...

Hace algún tiempo propuse aquí la posibilidad de llevar una mochila con peso regulado en pruebas de larga duración. No gustó, pero a mí me sigue pareciendo interesante, claro que mi opinión no es la de alguien con idea sobre este asunto.

Pero lo de las pruebas olímpicas entra dentro de mi especialidad: no soy deportista, pero trabajo en el medio audiovisual. Las olimpiadas son -desde ese punto de vista- un puro espectáculo. Creo que una prueba realmente dura, de larga duración, resultaría muy fotogénica. 100 km serían perfectamente válidos. 100 millas también. ¿Acaso no dura mucho tiempo el Tour?

Imaginemos incluso una prueba de hiperresistencia, durante TODO el tiempo que dura la olimpiada. La salida sería durante la ceremonia de apertura y la llegada en la clausura. No sería una prueba retransmitida continuamente, pero sería la típica prueba de recurso, con imágenes bonitas para conectar de vez en cuando.

La preparación de la prueba podría hacerse de tal forma que pasase por zonas interesantes de la ciudad olímpica. Para evitar los problemas asociados al tráfico normal de la ciudad y de los marchadores, se podrían colocar pequeños puentes por los que pasarían los marchadores, proporcionando imagen a la prueba.

No: la duración no es un problema (en mi humilde opinión)

Bernardo José Mora dijo...

Hola.
Es verdad que la duración de la prueba no tiene por qué ser en sí misma un problema, pero no lo es menos que esa duración la alejaría de los "cánones" atléticos de las grandes competiciones internacionales. Sería como un mundo aparte dentro del programa y lo normal es que lo apartaran del todo.

Una prueba de una duración exagerada -varios días- tiene un problema y es que al sobrepasar los límites humanos. al cabo de unos días daría lugar a imágenes poco estéticas deportivamente hablando. Para muestra, mi propio álbum de fotos de los 6 días de Antibes.

Bernardo José Mora dijo...

Ah, Fatman, lo del peso... En los inicios de la marcha en España, como algunas pruebas estaban organizadas por entidades excursionistas, se obligaba a marchar con mochila. Aunque no dudo de su utilidad para el fin que nos ocupa, yo preferiría llegar al mismo resultado sin aditamentos "artificiales", esto es, simplemente aumentando distancias. (Claro que el día en que haya una prueba de marcha con mochila me apunto igual.)

Fatman dijo...

Difiero, -y le ruego me perdone pues esta es su casa-.

La dureza de una prueba extrema no es poco fotogénica. Recuerdo la imagen de una atleta en la primera¿? prueba de maratón femenino olímpico. La mujer (suiza, creo¿?) llegada destrozada, con un juez al lado que no podía tocarla. Iba groggy, rota, ida. El estadio la recibió en pie. No ganó, pero fue la imagen de esa olimpiada, la imagen con la que yo me quedé.
Evidentemente está lejos de los espectáculos arqueros de Bolt, pero el dolor, los límites llevados al extremo, la baba cayendo cuando estás destrozado, el vómito del hombre destrozado, no es una imagen mala, se puede vender porque tiene ángulos "publicitarios".

Lo es poco publicitaria es el que la gente no sepa a qué juegan esos chicos (los ruego me perdonen, no es mi intención ofender). Los espectadores no saben porqué los eliminan, ni porqué corren así.

Cuando la braza, al evolucionar dio lugar a la mariposa, lo lógico fue apartar el nuevo estilo. Eso se podría hacer en marcha: caminata de velocidad (con todas esas reglas raras que nadie entiende) y caminata de resistencia. Épica, durísima, tremenda... y -por lo tanto- publicitaria y televisiva.

Yo, como realizador, puedo hacer un documental sobre la épica del que llega penúltimo en una prueba de cien millas, pero no sobre la ceguera de los jueces o los errores en las eliminaciones en una prueba de veinte kilómetros.Sobre esto último puedo hacer una noticia de denuncia, pero ningún patrocinador me lo va a pagar.

Siento ser tan pesetero, pero es mi campo. Y sí, cuando el deporte se convierte en espectáculo hay que tener en cuenta la publicidad, la pasta y los espectadores. Y la sangre, los vómitos, las pájaras, los hombres destrozados son fotogénicos.

Respetuosamente.

Giny dijo...

acabo de mirar tu blog y.. yo tambien soy de mallorca!! xD ( al menos pones cosas de mallorca) yo intente subir a lluc pero me quede a unos 13 o 15 km...Pues justo ahora acabo de hacer un Blog http://quieroestarenforma.blogspot.com/
porque estoy empezando a correr,bueno,se intenta xd empiez hoy. y cada día ire poniendo como me va y tal,pues nada,me voy ya y espero qe te pases (= yo te sigo eh!

Bernardo José Mora dijo...

No, no, si en el fondo estamos de acuerdo. Esas pruebas "de larguísimo aliento" son enormemente fotogénicas y una mina para los medios de comunicación(y vuelvo a citar mi álum de los 6 días de Antibes). Lo que pssa es que dudo mucho que a la IAAF le pareciera bien que esa fuese la imagen que se transmitiera al mundo. Estoy hablando, naturalmente, de pruebas de varios días.

titoberna dijo...

Hay que acabar con la marcha a nivel profesional.Aunque se subiera las distancias,los atletas acabarían cometiendo infracciones(acabarían volando,aunque no tanto tiempo).En estos momentos,la práctica de la ultramarcha se da a nivel amateur(aquí no hay controversia).Un saludo.

Bernardo José Mora dijo...

Yo no diré tanto. A un ritmo medio de seis minutos por kilómetro, que es lo que harían los mejores en una prueba de 200km, no existe pérdida de contacto. Podría haber, sí, fases breves de la prueba en las que un atleta, para ganar una posición o para no perderla, recurriera a una ilegalidad más o menos difícil de apreciar, pero en ese caso podría utilizarse el vídeo sin mayor problema (como se utiliza para ver si ul atleta ha pisado la calle interior en un 200m).

titoberna dijo...

Yo también simplificaría el reglamento.No puede ser que atletas con 5 avisos sigan en una prueba.Este cachondeo,ambiguedad,avisos,amonestaciones,de si se sube o no a la pizarra,etc... debe acabarse.Yo sacaría una tarjeta amarilla a la primera acción irregular de marcha(sea leve o más grave)y a la siguiente,tarjeta roja y a la calle sin más.También propongo acabar con la burocracia de los jueces,eso del juez-jefe debe suprimirse.Si afirmamos que los jueces rara vez se equivocan cuando sancionan a un atleta,entonces,un juez cualquiera debería estar capacitado para echar a alguien sin más.Un saludo.