miércoles, 20 de octubre de 2010

De qué hablo cuando hablo de maratones

¿Has leído a Murakami, Klaus? ¿Ah, qué como sé que te llamas Klaus? Pues porque llevas tu nombre escrito en el dorsal, ¿no te acuerdas? Bueno, da igual si no has leído a Murakami. porque es un poco plasta, para qué lo vamos a negar (y no quiero ni pensar lo que será leerlo en alemán, francamente). El tipo, Murakami digo, escribe y corre maratones, pero no solo es bastante malo como escritor que corre sino que como corredor que escribe tampoco es que sea muy original. Ahora mismo, cuando tú y yo estamos a punto de pasar por el kilómetro 30, él nos saldría con la mandanga esa de que en este preciso momento es cuando empieza de verdad el maratón y se pondría a hablar del famoso muro y tal y cual. Ya ves, a dos pasos del muro del Maratón de Palma y tú y yo contándonos la vida como si no nos doliera nada. Qué menos, claro, si llevamos ya casi quince kilómetros juntos y hasta nos pasamos el agua el uno al otro en los avituallamientos. Que sepas que te lo agradezco, pero tampoco hacía falta que me esperaras cuando me he parado a mear; yo no pienso esperarte cuando tú lo hagas (y mucho menos estrecharte la mano cuando hayamos cruzado la meta, vete haciéndote a la idea). Pero tranquilo, que yo no soy de los que esprintan en los últimos metros para ganar al de al lado, así que también podemos llegar juntos si quieres. Eso sí, nada de abrazos ni palmaditas en la espalda después, que menuda sarta de capulladas escribiría Murakami si nos viera hacer eso.
Ah, y menos mal que ya solo nos quedan doce kilómetros, porque empiezo a estar hasta los huevos de ver como recortas subiéndote a las aceras en todas las curvas, perdona que te lo diga, Klaus, aunque no me entiendas.

Publicado originalmente en Última Hora.
Foto: Marcelius Protography.

8 comentarios:

Es llop verd dijo...

Como siempre... muy bueno

Kiko Rodriguez dijo...

Imagino que le ganarias a Klaus. No estaria bien que el campeon de Baleares M45 fuera batido por un recortacurvas.

cierzo dijo...

Pues te equivocaste, colega, no se llamaba Klaus, ese era su apellido, se llamaba Santa, y después de dedicarle esta crítica no esperes ni un sólo regalo de navidad.

Abrazo campeón.

Codigo de verificación: Christmas.

Anónimo dijo...

¡ Murakami.... ! Otra vez él
con lo malo que fue aquel libro al que te refieres y siempre haciéndole publicidad indirecta.
Será por falta de buenos libros escritos sobre el "correr" y "el andar" .... ¡ Y mira que los hay !
Por cierto , cuándo escribirás tú alguna otra novela de esas tuyas que silencias aquí y se llevan un premio literario importante. ? Mientras tanto , muy buena la crónica

Anónimo dijo...

Murakami un gran hombre, mucho respeto para él.

Los runners de La Elipa dijo...

Te vamos a leer desde La Elipa. Con tu permiso.

Jaal

Bernardo José Mora dijo...

Será un honor.

Max E.G.B. dijo...

Jajajajajaja. Seguro que se la jugaste al final al Klaus...

Un saludo.