domingo, 20 de abril de 2014

112

La carretera más larga de Mallorca (esto lo cuento para los de fuera) es la Ma-10. Une las localidades de Pollensa y Andratx, y tiene exactamente 112 km. Aunque es una carretera eminentemente de montaña, empieza y termina a nivel del mar (metro arriba, metro abajo) y lo alcanza también a la altura de Sóller, a mitad de recorrido (kilómetro arriba, kilómetro abajo). El punto más alto es el Tunel de Monnáber, a 923 metros, adonde se llega tras una subida de cerca de 14 km al 6,5 por ciento. Hasta aquí los datos.
Aprovechando que a partir de las 12 de la noche del viernes se celebra la Ultra Serra de Tramuntana que une Andratx y Pollença a través de las montañas, se me ocurre hacer lo mismo pero por la carretera, iniciando la marcha en el km 112 para, a partir de ahí, ir descontando.
Al final (voy directamente al final; no tengo ganas de ponerme a contar cosas que a nadie interesan), 17 horas y 12 minutos. Habría bajado de 17 horas si no me hubiera parado en un bar de Sóller a tomarme un café con leche (y no habría bajado de las 17 horas y media si llego a sucumbir a la tentación y me quedo a ver la Q3 del G.P. de China por la tele).

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Sólo puedo darte la enhorabuena por tamaña hazaña dado que además tu te lo comes y tú te lo guisas solito... Ni asistencias ni leches...
Mi admiración....

bjosemora dijo...

Gracias. Dado que no era una competición y que la cosa no iba de media hora de más o de menos, todo se reducía más bien a una cuestión de paciencia.

àlex dijo...

Dios me libre de interpretar a nadie, pero si lo que acabas de hacer puede entenderse también como un gesto individual para reivindicar un poco de sentido común en el contexto actual de histeria colectiva que rodea a runners, finishers, máquinas, cracks, figuras, retos, gassses, esfuerzos, superaciones, medias compresivas y cabezas enfundadas en bragas, pues como que uno se queda un poco más tranquilo sabiendo que aún queda gente educada y con buen gusto. Enhorabuena.

bjosemora dijo...

Reivindicar es una palabra que suena demasiado trascendente para mi gusto, y lo que yo pretendo es precisamente restarle trascendencia al asunto (o al menos no darle más que la que tiene, que en este caso es muy poca). Aquí de lo que se trata es de hacer las cosas por el simple placer de hacerlas, sin buscar argumentos ni justificaciones campanudas que inciten al aplauso y que a mí, cuando las oigo a otros, me dan mucha vergüenza.

Anónimo dijo...

Acompañando a unas amigas te vi en la salida de Andratx sin saber quien eras,siguiendo la carrera me cruze contigo varias veces y pense...ah!!!este la hace andando por carretera.Y Ahora al mirar la ultima pagina del periodico veo un rostro familiar,me pregunto ¿sera el? y si... Animo

bjosemora dijo...

Gracias. Un saludo.

cierzo dijo...

Y qué bien hila esta viñeta del que me gusta tanto con tu comentario de ("no os voy a contar cosas que no interesan"...).

http://www.72kilos.com/2014/05/tus-historias-no-interesan.html