viernes, 27 de octubre de 2006

43 kilómetros y dos bocadillos

Este verano, en mi preparación para los 200km de Dijon introduje como novedad una serie de salidas casi semanales de un mínimo de 40 kilómetros a tan solo un 75% del esfuerzo (esto es, en torno a 7:30 el km, un minuto más de lo que ya hubiera sido considerado un ritmo lento). El plan era no castigarse demasiado, teniendo en cuenta que estábamos en agosto y septiembre y que esto es Mallorca.
Visto el resultado de Dijon, el balance final no puede ser más desastroso. Sin embargo, como durante esas sesiones largas pero suaves que combinaban zonas urbanas y de carretera me lo pasé bien, he dedicido recuperarlas al menos para esta primera fase de la temporada.
Así que esta mañana ha sonado el despertador a las seis y media, he desayunado convenientemente, me he colgado a la espalda una bolsa con el avituallamiento -un botellín de agua y un par de bocadillos- y he salido a la calle para hacerme 43 km de marcha.
He vuelto 5 horas y 31 minutos después con una ampolla en la planta del pie.

2 comentarios:

Jaime dijo...

Para mi estás en otra dimensión Bernardo. Desde luego.

Por cierto por tu influencia, llevo 28 días consecutivos corriendo y ya da rabia parar.

ramon dijo...

Bernardo, hace unos dias he descubierto tu blog y creo que eres una pasada, algo increible y como el compañero Jaime, yo también llevo 14 dias corriendo, lo siento soy un cobarde : ), con una marathon de montaña de por medio y tampoco quiero parar.
Me gusta escuchar mi cuerpo y notar sus cambios, 1ero he notado que estoy mas "engrasado" y ha desaparecido la sensación de fatiga de cuando solo hacia 4 o 5 sesiones.
Gracias por tu blog, seguiremos hablando. Me gusta considerarme un ultrarunner "neofito" pero ultra al fin y al cabo (este año finalize el Ultra Tour del MontBlanc) y el pasado estuve en Belves.
mi nombre Ramon Anglada y no soy anonimo.