domingo, 1 de abril de 2007

El deporte en el que todo el mundo tiene razón

La apostilla al reglamento realizada hace años por la Federación Internacional en el sentido de que todo juicio sobre la progresión del marchador debía realizarse únicamente a simple vista, sin aceptar bajo ningún aspecto el recurso a medios electrónicos, estableció en la práctica la vigencia de un nuevo modo de marchar correctamente. A partir de ese momento, también se podía marchar bien marchando mal pero sin que se notase. El atleta que marchara perdiendo repetidamente contacto con el suelo marchaba bien –hasta es posible que cojonudamente- si ningún juez detectaba su incorrección. Desde entonces, la marcha es un deporte en el que todo el mundo tiene razón. Al no existir la posibilidad de rebatir ninguna decisión mediante el uso de medios electrónicos -que en todo caso pueden probar que algo existe pero no pueden demostrar que sea realmente visible al ojo humano-, nadie puede convencer a nadie de que lo que está viendo no lo está viendo realmente, o viceversa. Y aunque todos tenemos ojos y muchas veces vemos cosas diferentes, solo el juez tiene tarjetas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

y cuanta razón tienes...!

la granota dijo...

¿para cuándo un nuevo reloj con cuenta atrás en tu blog?