martes, 28 de agosto de 2007

A vueltas con la jodida descalificación (y recalificación) de Paquillo Fernández


Traslado aquí un fragmento del intercambio de pareceres que con motivo de la descalificación y posterior recalificación de Paquillo en Osaka se ha mantenido en el foro de El Atleta.
Empiezo reproduciendo la traducción -obra de mpalacios- de la explicación del propio Juez Jefe de la prueba, Ron Daniel.
Me situé en torno a los 40 m. Perez entró en el estadio con una ventaja clara (80-90 m) y es importante resaltar que mantuvo la velocidad hasta la llegada. Goulah entró al menos 30 m por delante de Fernández. No hubo apenas cambios en la pista hasta entrar en los últimos 100 m. Goulah pareció decelerar y comenzar su celebración sin darse cuenta de que Fernández estaba atacando. Nota: Odriozola afirmó que Goulah estaba obviamente agotado, incapaz de marchar más rápido, y que se dio la vuelta y vio a Fernández llegar, sin poder responder. Yo no vi que Goulah se girase, y no sé cómo se encontraba, por supuesto... ¡pero Odriozola sí lo sabe!
Continúo: según ocurría esto, avancé en dirección a la llegada. Me adelanté de modo que Fernández pudiera verme con claridad... y con la tarjeta roja en la mano. Fernández continuó con su ataque. Unos 20 m antes de la línea de meta, Fernéndez cambió bruscamente y (para mi) estabal claramente separado del suelo. Esta aceleración le permitió avanzar y superar a Goulah en la última zancada... para sorpresa de Goulah. Claramente, no sabía que Fernández estaba llegando. El movimiento de Fernández fue muy sorprendente y fácil de sancionar. Al menos un miembro del jurado dijo que quizá la diferencia de velocidades entre Goulah y Fernández es lo que me llevó a tomar mi decisión. No es cierto. De hecho, incluso si Fernández no hubiese adelantado a nadie, estaba tan separado del suelo que le habría sancionado.
A mi lado estaba Nicola Maggio (nivel III). Está completamente de acuerdo conmigo. David Katz (comité técnico US-IAAF) estaba junto a la pista y está de acuerdo en que ha sido una elevación flagrante. Bob Hersh, según su punto de vista desde ¿la cámara de llamadas?, también está de acuerdo.

Interviene Juez.
Pues no sé qué decir. Habría que haberlo vivido in situ, me temo. Es que este Juez no lo aclara, o quizá sea la regla la que no acabe de estar clara (que puede ser). La regla se creó para que los atletas no dejasen de marchar en los últimos metros, amparados en que no hay suficientes jueces para descalificarlos. Tal como lo cuenta el Juez esa técnica (y eso creo que no lo discute nadie) es como para que un juez pase una tarjeta roja, pero quizá no tanto como para que el Juez Jefe tire de reglamento y lo descalifique directamente. No lo sé. Quizá estaba bien descalificado si Paquillo estaba totalmente descompuesto técnicamente, pero no da esa impresión. Yo, desgraciadamente, he visto llegar a dos atletas disputando una medalla en ese plan y he descalificado a uno sí y a otro no porque no cometían la misma falta, uno marchaba mal y el otro se había olvidado de marchar, simplemente.
La regla está para situaciones ajenas a la técnica normal de la marcha, y aquí parece que Paquillo llevaba "una mala técnica normal", vamos, de las que necesitan tres jueces, tres opiniones y tres tarjetas, no una directa.
Si el Juez Jefe está así de fino y seguro con Paquillo (y lleva a la vista el disco rojo como indica, para "asustarle") ¿por qué tarda DIEZ MINUTAZOS en comunicárselo? y ¿por qué no descalifica, así de fino, al tunecino, que entra flexionando? ya puestos a ser finos que no sea sólo con la pérdida de contacto ¿no?
En fin, igual yo allí lo veo y hago lo mismo, pero eso sí, iría tras él con el disco rojo ya mismo, aquí parece que se lo haya pensado. De hecho, lo que me hace sospechar una mala decisión del juez es que no haya sido espontáneo y haya salido tras Paquillo con el disco rojo en alto ¿por qué? Si tan claro lo tenía debería haber sido una respuesta natural e instantánea del Juez Jefe.
Ahora soy yo el que quiere decir algo.
Juez dijo
Pues no sé qué decir. Habría que haberlo vivido in situ, me temo. Yo, desgraciadamente, he visto llegar a dos atletas disputando una medalla en ese plan y he descalificado a uno sí y a otro no porque no cometían la misma falta, uno marchaba mal y el otro se había olvidado de marchar, simplemente.
La regla está para situaciones ajenas a la técnica normal de la marcha, y aquí parece que Paquillo llevaba "una mala técnica normal", vamos, de las que necesitan tres jueces, tres opiniones y tres tarjetas, no una directa.
Uno de los grandes problemas de la marcha es el de la ambigüedad del reglamento,que se proyecta en nuestras propias palabras. Juez, ¿qué es marchar mal? Si marchar mal es hacerlo perdiendo contacto con el suelo y/o flexionando, entiendo que eso es no marchar. Así de simple. Y el atleta que no marcha debe recibir una tarjeta. Si lo hace -es decir, si no marcha- en los últimos 100 metros, que son territorio especial del Juez Jefe entiendo que debe ser descalificado directamente. Para mi no hay diferencia entre los modos diferentes de no marchar, Más descarados o no, todos son antirreglamentarios. En mi opinión, lo que no se puede tolerar es que haya gente que llegue a meta infringiendo el reglamento.
Juez interviene de nuevo.
No, no, Bernardo, te puntualizo. En los cien metros finales hay que marchar igual que en los cien primeros, el reglamento no es distinto para los metros finales. Según lo dices tú, si uno marcha mal durante la carrera debe recibir una tarjeta roja, y si marcha mal al final de la carrera debe ser descalificado por un solo juez... y eso no es así. En esa llegada, un juez allí colocado puede que le sacara una tarjeta roja... igual que si lo viera marchando así en el kilómetro cuatro, pero el juez jefe no lo habría echado marchando así en el kilómetro cuatro ¿lo pillas? La regla de los metros finales es para los que se olvidan de marchar y descomponen totalmente la técnica, ahí Paquillo puede que pierda contacto, vale, pero no flexiona y se esfuerza por mantener la marcha, si bien el exceso de impulso le puede llevar a flotar, pero eso es merecedor de un juzgamiento normal, y no de uno extraordinario.
Aunque estoy contigo en lo ambiguo del reglamento. Fíjate en una cosa que ya había yo advertido y comentado con responsables de la marcha: el reglamento, cuando aplica la regla de la descalificación del juez jefe dice que el atleta puede continuar y acabar la prueba, y no le obliga a abandonar antes de llegar a meta, como hace con los descalificados "normales"... y eso es precisamente para que le den tiempo, y se pueda reclamar y ser recalificado, como así ha sido, ya que la decisión de la descalificación se deja a un solo juez, y en un único espacio de tiempo y lugar, y puede equivocarse.
Por cierto... ¿ya te he dicho yo a ti que te hagas juez? Porque hacen falta, eh, y estaría bien que marchadores (no digo ex- porque tú sigues en la brecha) os hicierais jueces.
Pero yo no estoy muy convencido.
Gracias, Juez. Entiendo tu explicación y el sentido con que la IAAF quiere que se aplique su regla, pero me parece que para ello a veces hay que hacer juegos malabares con la lógica.
A ver, la tarjeta roja significa sencillamente que el juez opina que el atleta al que se la adjudica debe ser descalificado por marcha incorrecta. Con la regla en cuestión, puede darse el caso hipotético de que en esos últimos 100 metros el Juez Jefe opine que un marchador merezca ser descalificado -o sea, que se le adjudique una tarjeta roja- pero no merezca ser descalificado directamente. Sí y no a la vez. Al final el marchador terminará la prueba y el primero que pensará que no debería haberlo hecho es el propio Juez Jefe.

2 comentarios:

la granota dijo...

Bernardo juez, el terror de los marchadores. Próximamente en sus pantallas (sin subvención).

la granota dijo...

¡Y qué frio en Roubaix!