lunes, 29 de septiembre de 2008

Los Seis Días: O'Leary vs Weston

Ahora que los Seis Días vuelven a ser actualidad, revisando viejas carpetas, rescatando algún libro medio perdido en las estanterías y empleando el google, durante este fin de semana he conseguido reconstruir más o menos la historia del nacimiento de esta prueba. También he hecho diez kilómetros el sábado y otros tantos el domingo.
La primera competición de marcha de seis días se celebró en Chicago del 15 al 20 de noviembre de 1875. Daniel O'Leary, un aplicado andarín irlandés que había emigrado a los Estados Unidos, decidió desafiar al caminante más famoso de Norteamerica, Edward Payson Weston, a un mano a mano "fair heel and toe" sobre seis días. La elección de ese número no era arbitraria: seis días era lo máximo que se podía competir ininterrumpidamente sin quebrantar el precepto dominical.
Aunque Weston se mostró en principio muy reacio a aceptar el reto, acusando a su rival de estar todavía "muy verde", acabó cediendo. La pista, de poco más de 200 metros, se dividió en dos paralelas, de manera que Weston y O'Leary no se encontrasen jamás codo con codo. Weston caminó por la pista interior y O'Leary por la interior. Finalmente, tras 144 horas de marcha, se impuso O´Leary, que recorrió 810km (503 1/3 millas) por 726,7 (451 4/7 millas) de su rival, lo que le llevó a autoproclamarse "campeón del mundo".
Ambos marchadores disputaron la revancha en Londres a partir del 2 de abril de 1877. La prueba se disputó en el Royal Agricultural Hall y durante los seis días pasaron por el recinto, previo pago de la correspondiente entrada, más de 70.000 espectadores. Cada marchador debía cobrar 500 libras y el ganador llevarse además dos tercios de la recaudación. El vencedor fue de nuevo O'Leary, que esta vez cubrió un total de 836,4km (casi 520 millas), por 820,7 (510 millas) de Weston.
Como O'Leary seguía autoproclamándose campeón mundial a pesar de haber solo ganado a Weston (que no era poco), sir John Astley, conocido deportista (era un antiguo sprinter) y miembro del Parlamento, decidió patrocinar un verdadero campeonato del mundo que reuniera a los mejores atletas de larga distancia de ambas orillas del Atlántico. Asimismo, y toda vez que el juzgamiento de la regla del "heel and toe" provocaba algunos problemas -el estilo de Weston era considerado un tanto dudoso-, Astley decidió que las competiciones se disputaran bajo la norma "go as you please" (estilo libre). A partir de este momento, las pruebas exclusivamente de marcha dejaron prácticamente de disputarse.

1 comentarios:

titoberna dijo...

Parece increible que estos aparentemente caballeros ingleses hiciesen estas marcas.Eran lobos con piel de cordero.Claro está,que con esas sumas de dinero te hacías inmensamente rico,igual que ahora vamos ya que solo te dan un trofeo y gracias.Ya lo dice el refrán,hasta el perro baila por el dinero.