martes, 5 de octubre de 2010

Segovia, 2:08 a.m.

Alguien dirá que hay maneras mucho mejores de pasar la noche de un sábado en Segovia que metido en un saco de dormir y echado sobre una colchoneta junto a las espalderas de un pabellón deportivo. Puede. Pero no después de haber llegado marchando 100 kilómetros desde Madrid y de haberlo hecho en algo menos de 15 horas y media, cansado, bastante dolorido y mucho más destemplado. Y sobre todo, para qué lo vamos a negar, cuando recuerdo que mientras yo me arrebujo en el interior del saco buscando dar con la posición correcta para dormir mis buenas cuatro o cinco horitas de un tirón, allí fuera, en mitad de la noche y el frío que empieza a colarse por entre las costuras, hay todavía un par de centenares de tipos con mochila a la espalda y linterna en la frente sufriendo lo que les queda de camino hasta el acueducto. Pues sí, qué bien se está aquí dentro, oye.

Doy tiempo a que se me cierren de una vez los ojos pensando precisamente en todos esos que están cubriendo ya los últimos kilómetros, a través de la cañada, bajo el cielo negro, poniendo más empeño en orientarse que en mantener el ritmo ya de por sí renqueante a estas horas de la madrugada, viendo ya las luces de Segovia cada vez más cerca y creyendo reconocer equivocadamente los arcos del acueducto allí a la izquierda.

No me olvido de los que, más atrás, acaban de coronar los casi 1.800 metros del alto de la Fuenfría después de ascender cansinamente por la frustrada carretera de la República, rezando también ellos en cada curva que la siguiente les deparase el inicio de la anhelada cuesta abajo. Me los imagino intentado decidir entre el caldo o el café con leche del avituallamiento (yo elegí el café con leche, pero a mi lado coronó alguien que pidió las dos cosas, menos mal que en vasos diferentes).

Los habrá todavía que estén al inicio del puerto, catorce kilómetros más abajo, aunque a estas horas difícilmente habrán encontrado a su paso por Cercedilla a gente sentada a las mesas de las terrazas (dudo mucho que hayan encontrado siquiera las mesas). Sin prisas, habrán aprovechado el último avituallamiento sólido, la pasta, la fruta y los pastelitos (tengo que acordarme de acercarme a Mercadona para comprar medio kilo de esos que tenían sabor a fresa, pero en la próxima carrera debería ser capaz de no comerme más de cuatro seguidos), para recuperar un tanto las fuerzas antes de afontar los últimos treinta y tantos kilómetros, convencidos ya de llegar hasta el final.

Para todos ellos han quedado atrás el estoico ascenso desde Mataelpino, el ondulante discurrir de las vías pecuarias a partir de Manzanares del Real, la travesía de las calles de Colmenar Viejo bajo la solana -a mi me habría tocado prestar la mili allí si no me hubiera presentado voluntario en Aviación, por lo que me ha hecho ilusión conocer mi destino aunque fuera con dos guerras de retraso-, y los kilómetros iniciales, todavía cómodos y alegres, en grupo, hasta Tres Cantos.

Ha sido todo muy bonito y emocionante, sí, pero dejémonos de bobadas sensibleras: a estas horas donde mejor se está es aquí dentro bien calentito y quieto.

Vaya, ahora tengo pis.

21 comentarios:

cierzo dijo...

Cuando la vida me de un respiro y un poco de inspiración, intento una crónica con interés y te la dedico.

Enhorabuena.

Un abrazo.

Bernardo José Mora dijo...

La espero con tanto entusiasmo como temor.

Es llop verd dijo...

pánico.....

José Luis Moreno dijo...

Enhorabuena... Yo era de esos a los que todavía les quedaban unas horitas... Pero mereció la pena, amigo!

Anónimo dijo...

Esta crónica de los 104 , no ha estado mal , porque has innovado recursos estilísticos ......
y has podido sorprendernos con esa nueva forma de presentar lo que fue , después de haber dicho a los demás que sus crónicas eran un peñazo....
En fin , no ha estado mal , pero me quedo con la fotos y los vídeos que se publicaron en AEMA .
Es que no eres nada artificial , eres tú mismo : no le haces la mínima concesión a la cámara : ni un atisbo de sonrisa , de afeitado , de amabilidad.... Siempre uraño....y con las "botas" puestas. Sí , me gustó esa sinceridad de intentar que comprendieran que es el "el estilo libre " de ultrafondo, en el que se sale a una velocidad mesurada , sin forzar el gesto, .... y en el que se acaba en un reto tremendo , entre los mejores, corredores y marchadores. Gracias por la demostración. No se si servirá de algo ,pero ha sido una vez más , para mí , toda una lección !
Sandratri

Anónimo dijo...

Julio , como me dijiste que eras una asiduo del blog de Bj , sólo agradecerte por el tramo que compartimos de Fuencarral , a Colmenar. Me hubiera gustado seguir y me quedaré sin saber cómo quedaste .....
sandratri

Bernardo José Mora dijo...

Creo que era Julián. Y si era Julián, de Albacete, no llegó.

Anónimo dijo...

Gracias Bj .
Julián , hay que ver cómo te defiendes. Tienes que hacerte socio de AEMA y venir a competir en los 30 km o en los 50 km. Según te he visto , tú puedes . Te lo digo en serio. Aunque te guste más la ruta como a mí .
___________
¿ Y ahora qué ?
No se podrá con Charly y con los 50 de AEMA , a la vez....
( Bueno tú sí :))
Solución para los "más modestos ":
se intenta bajar a 6: 00 el 50km y si no se puede , pues se va uno directamente a Charly a por más km .
¿ Sería así ?
sandratri

Pere dijo...

Supongo que sería un saco sin cremallera. De estos que llaman ahora "momia". Los de cremallera eran muy puñeteros... Otra cosa: buena crónica, si señor.

Bernardo José Mora dijo...

¿Sin cremallera? ¿Hay sacos sin cremallera? ¿Y cómo entras?

Pere dijo...

Por arriba. Pasa un día por alguna tienda de deporte y verás. ¡Incrédulo!

Bernardo José Mora dijo...

¿Eso es un saco o un botafumeiro?

juan manuel de lucas dijo...

Un placer poder haberte acompañado y todavía más leerte.
Esperemos vernos pronto.

julian dijo...

Enhorabuena Bernardo por esa gran caminata de Madrid a Segovia y por ese gran tiempo, fue el que tenías previsto, y me comentaste en la salida de Plaza Castilla.
Yo no aguante la llegada de la noche, se me hizo de noche en el avituallamiento de la barranca en Navacerrada, al seguir metí el pie en un hoyo y me hice un poco de daño en una rodilla, empecé a pensar, que a lo mejor no era conveniente seguir,” me comiendo el tarro yo solo” pues desde que Colmenar que fui con Sandra, hasta mi retirada estuve casi todo el tiempo solo. Y cuando llegué al cruce de la carretera M 601 en el restaurante Fonda Real me retire, eran las 21: 15, llame a mi hijo que me fuese a recoger.
Después me fui a Segovia a ver si te veía llegar, estuve hasta una de la mañana, pregunte por ti a los que llegaban a meta por si estabas cerca, pero al final me fui a mi pueblo a 40 km de Segovia.
Pero, como te dije en Madrid una de mis mayores ilusiones era conocerte en persona a ti y a Sandra, y aunque te sigo diariamente en tus comentarios y en tus entrenamientos, “ ya se que tu no entrenas sales a marchar diariamente”

---------------------------------
Sandra el tiempo que pase contigo hasta Colmenar, fue genial estoy seguro que si no hubiese sido por tu lesión en el dedo del pie habríamos llegado a Segovia, pues ese tiempo se me hizo muy agradable el camino.
De lo que me dices de Aema y lo demás tomo nota.
Gracias a los dos por esos momentos que pude pasar con vosotros, y creo que es una de las mejores maneras de poder pasar un sábado pegándose una caminata.

Al final me he decidido y escribo esto para mi es nuevo, yo solo me dedicaba a leer
Un abrazo

Julián de Albacete

Bernardo José Mora dijo...

Julián, fue también para mi un placer conocerte. Lo primero que hice cuando vi los resultados fue buscar si habías llegado (bueno, ver cuantos julianes habían llegado). Sentí no verte. Pero si has llegado hasta cerca de Cercedilla, la próxima edición lo tendrás fácil: solo te queda el tramo en el que hay que meterle paciencia.
Nos vemos el año que viene o quizás antes.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Julián ya me he jubilado mentalmente :)
Cambio de rumbo total:
Para el 2011 sólo habrá una sola "competición" de marcha , totalmente adecuada a mi perfil :
http://www.parishwalk.com/
Y una competición de nordic walking .
Em ambas saldré a disfrutar sin pretensiones, hasta donde me lleven las piernas.
Te pasé el relevo, para que prosigas con mis sueños en AEMA.: I've a dream)
Disfruta con el equipo de veteranos . Son estupendos. Y" cuida" del Bj en el hilo de ultrafondo : Ya sabes que es la leche ! (Si necesitas alguna información , Bj te dará mi correo electrónico)
sandratri

Bernardo José Mora dijo...

Joer, más que un comentario ha sido un epitafio.

Anónimo dijo...

Bj , en eso , sí que te doy la razón :
Un falso epitafio :
¿ Es la vida ? Que se ponga ( Gila)

Anónimo dijo...

Para aclararnos me he tomado deportivamente lo de la M_S , pero estaría de mejor humor si hubiera alcanzado mi reto :) Se me pasará la tristeza-cabreo :))))

samuel dijo...

Genial Bernardo, seras un tipo algo antipático pero tus crónicas son cojonudas y bien simpáticas, me parto de risa. por cierto enhorabuena por ese tiempo¡¡¡

Bernardo José Mora dijo...

¿Cómo que soy antipático?