miércoles, 29 de agosto de 2007

Estábamos en que...

En el foro de El Atleta seguimos discutiendo sobre el famoso ya artículo 230.3 del reglamento de la marcha y su aplicación en los 20km del mundial de Osaka por parte de nuestro querido Ron Daniel, que parece que lo conociéramos ya de toda la vida. Reproduzco una de las últimas intervenciones de Juez, que me parece de enorme interés.
Por otra parte, y a ver qué le parece esto a Bernardo, yo no he acabado nunca de ser muy partidario de esta norma del juez jefe. Fijaos que ahora hace falta que un atleta vaya poco menos que corriendo para que el juez jefe le descalifique, no basta que marche simplemente de manera antirreglamentaria. Cuando no había esa norma nosotros poníamos tres jueces en la llegada, y Paquillo estaría descalificado porque le habrían sacado tres tarjetas rojas por marchar exactamente como marchaba. Igual el jurado de apelación se ha colado en sus apreciaciones sobre la norma.
Y yo, evidentemente, contesto
Pues, ciertamente, tal como se pretende que sea interpretada, esta regla no me gusta nada. Me pareceríaa muy bien si se mantuviera el criterio habitual -que ya me resulta suficientemente relajado- y confiar en el buen hacer del Juez Jefe. De hecho,incluso parece que la regla anima al marchador a sobrepasar el límite, porque mientras no corra como si estuviera disputando un 1.500 , el Juez Jefe, mal que le pese, no va a mover un dedo en su contra. (Y menos a partir de ahora).

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola:

Bueno, tampoco es eso porque si vamos, o seguimos, con la subjetividad al juez jefe también le puede dar por cargarse a cierto competidor que le molesta al atleta de su país para conseguir medalla, imagínate que el juez jefe fuese tunecino...

un abrazo

manolo treus