miércoles, 28 de noviembre de 2007

Lamentos e interrogantes


Todos los marchadores nos hemos lamentado, en algún momento, del escaso reconocimiento que tiene nuestra especialidad. Los momentos de protragonismo de los que goza la marcha en los medios de comunicación se limitan a los correspondientes a las grandes competiciones internacionales y siempre cuando se consigan medallas. Más allá del hecho puntual, la marcha pasa casi inadvertida en los calendarios deportivos. Pero esto es aquí y en cualquier otro país. A la triste circunstancia de que la marcha sea una especialidad no solo ya de escasa presencia en los medios sino incluso menospreciada por ciertos estamentos del deporte no es tampoco ajeno el hecho de que cuente con un reglamento que casi nadie entiende y cuya aplicación es arbitraria, cuando no rocambolesca. Uno no puede evitar preguntarse cómo sería la marcha si se tratara de un deporte seguido por el público. Para empezar, ¿cómo sería su reglamento? Porque nadie puede creer que las cosas serían iguales si hubiese mucha gente a la que de verdad le importara quién merecía la medalla de plata en los 20km del mundial de Osaka.

2 comentarios:

Karpas dijo...

Hola! si quieres un consuelo, la ultima carrera de mi deporte (mountain bike) que pude ver casi completa en TV fue la olimpiada y eso que tb pillamos plata.

Un saludo!

Bernardo José Mora dijo...

Bueno, si no me equivoco, vosotros tuvisteis vuestros momentos de semi-gloria mediática hace algunos años, cuando se creó aquel circuito de carreras patrocinado por una firma comercial que no podía anunciarse directamente en TV y que, por eso mismo, pagaba para que se emitieran los consiguientes reportajes con amplia profusión de planos fijos de las pancartas. ¿Qué se ha hecho de todo eso?