viernes, 22 de agosto de 2008

Un espectáculo


Todos los elementos que hacen del deporte un espectáculo se concentran en la prueba de los 50km marcha. Ello ha quedado corroborado hoy en Pekín. Los que hemos seguido la prueba por televisión hemos sido testigos de un triunfo incontestable (Schwazer), de una sorprendente revelación (Tallent), de la actuación decepcionante de un recordman mundial (Nizhegorodov), de una remontada extraordinaria (García Bragado), de un dramático desfallecimiento (Jiambo Li, casi 56 minutos en el último 10) y de la demostración de pundonor de un atleta que no quería abandonar (Yohan Diniz). Son muy pocas las pruebas, aparte del 50km, en las que es posible encontrar semejantes dosis de resistencia, fuerza, inteligencia, amor propio y agallas.
Lástima que en el camino nos hayamos dejado la credibilidad.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Tienes razón Bernardo fue todo un espectáculo. Una verdadera gesta épica para algunos.

Vic dijo...

¿corrían?
¿saltaban?
Me ha gustado. Espero que hoy, hayas salido a rodar eufórico.

Bernardo José Mora dijo...

No creas. La cosa me deja más bien indiferente. Como si no fuera conmigo.